7 palabras de Jesús en la cruz Reina Valera

Anuncio

La crucifixión de Jesús es uno de los eventos más importantes en la historia del cristianismo. Durante su agonía en la cruz, Jesús pronunció siete palabras que se han convertido en un símbolo de su sacrificio y amor por la humanidad. Exploraremos el significado de cada una de estas palabras y su importancia en la fe cristiana.

¿Cuál es el orden de las 7 Palabras de Jesús en la cruz?

Las siete palabras de Jesús en la cruz se registran en los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan. Aunque el orden exacto de estas palabras varía ligeramente en cada evangelio, la mayoría de los cristianos aceptan el siguiente orden:

  1. «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen» (Lucas 23:34)
  2. «De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso» (Lucas 23:43)
  3. «Mujer, he ahí tu hijo» (Juan 19:26-27)
  4. «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?» (Mateo 27:46 y Marcos 15:34)
  5. «Tengo sed» (Juan 19:28)
  6. «Consumado es» (Juan 19:30)
  7. «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu» (Lucas 23:46)

¿Qué dijo Jesús antes de morir en la cruz?

Las siete palabras de Jesús en la cruz son una expresión de su amor, perdón y confianza en Dios, incluso en el momento más oscuro de su vida. Cada una de estas palabras tiene un significado profundo y puede ayudarnos a comprender mejor la naturaleza de Dios y su relación con nosotros.

  El reino de los cielos se ha acercado

1. «Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen»

La primera palabra de Jesús en la cruz es una oración por sus verdugos. A pesar del dolor y la humillación que estaba sufriendo, Jesús no guardó rencor ni deseó venganza. En cambio, pidió a Dios que perdonara a aquellos que lo estaban crucificando, reconociendo que no sabían lo que estaban haciendo. Esta palabra nos enseña la importancia del perdón y la misericordia, incluso hacia aquellos que nos han hecho daño.

2. «De cierto te digo que hoy estarás conmigo en el paraíso»

La segunda palabra de Jesús en la cruz es una promesa de salvación para el ladrón arrepentido que estaba crucificado a su lado. Jesús le aseguró que estaría con él en el paraíso ese mismo día, demostrando su amor y compasión incluso hacia aquellos que habían llevado una vida de pecado. Esta palabra nos recuerda que la salvación está disponible para todos, sin importar cuán lejos hayamos caído.

3. «Mujer, he ahí tu hijo»

La tercera palabra de Jesús en la cruz es una expresión de su amor filial hacia su madre, María. Al encomendarla al cuidado del apóstol Juan, Jesús demostró su preocupación por el bienestar de su familia incluso en su hora más oscura. Esta palabra nos enseña la importancia de cuidar a nuestros seres queridos y de confiar en la comunidad de fe para apoyarnos en momentos de necesidad.

4. «Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has desamparado?»

La cuarta palabra de Jesús en la cruz es una expresión de su dolor y sufrimiento. Al citar el Salmo 22, Jesús demostró que entendía el significado de su sacrificio y la importancia de su muerte para la salvación de la humanidad. Esta palabra nos recuerda que incluso en nuestros momentos más oscuros, podemos confiar en Dios y en su plan para nuestras vidas.

  Si Jehová no edificare la casa: explicación

5. «Tengo sed»

La quinta palabra de Jesús en la cruz es una expresión de su humanidad. Al sentir sed, Jesús demostró que era un ser humano como nosotros, sujeto a las mismas necesidades y debilidades. Esta palabra nos recuerda que Jesús se identifica con nosotros en nuestras luchas y sufrimientos, y que podemos acudir a él en busca de consuelo y ayuda.

6. «Consumado es»

La sexta palabra de Jesús en la cruz es una expresión de su triunfo. Al declarar que su obra estaba «consumada», Jesús demostró que había cumplido su misión en la tierra y que había vencido al pecado y la muerte. Esta palabra nos recuerda que la muerte de Jesús no fue un fracaso, sino un acto de amor y redención que nos ofrece la oportunidad de una vida nueva y eterna.

7. «Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu»

La séptima y última palabra de Jesús en la cruz es una expresión de su confianza en Dios. Al encomendar su espíritu al Padre, Jesús demostró que confiaba en su amor y cuidado incluso en la muerte. Esta palabra nos recuerda que podemos confiar en Dios en todas las circunstancias de la vida, incluso en la muerte, y que su amor y misericordia son más fuertes que cualquier cosa que podamos enfrentar.

Conclusión

Las siete palabras de Jesús en la cruz son una expresión de su amor, perdón y confianza en Dios, y han sido una fuente de inspiración y consuelo para los cristianos de todo el mundo durante siglos. Al reflexionar sobre estas palabras, podemos profundizar nuestra fe y nuestra comprensión del sacrificio de Jesús por nosotros. Que estas palabras nos recuerden siempre del amor incondicional de Dios por nosotros y nos inspiren a vivir nuestras vidas en servicio y amor hacia los demás.

Deja un comentario