El mundo pasa y sus deseos

Anuncio

La vida es un camino lleno de decisiones y elecciones que nos llevan a diferentes destinos. En este camino, nos encontramos con muchas tentaciones y distracciones que nos alejan de nuestro propósito y nos hacen perder el rumbo. La Biblia nos enseña que el mundo y sus deseos pasan, pero aquel que hace la voluntad de Dios permanece para siempre.

Qué dice 1 Juan 2:17

En 1 Juan 2:17, se nos dice que el mundo y sus deseos pasan, pero aquel que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. Esto significa que todo lo que el mundo nos ofrece es temporal y pasajero, y no tiene ningún valor duradero. Por otro lado, aquellos que buscan hacer la voluntad de Dios y seguir sus mandamientos, tendrán una vida eterna y un propósito que trasciende el tiempo.

Qué dice en Romanos 12:2

En Romanos 12:2, se nos dice que no debemos conformarnos a este mundo, sino ser transformados por la renovación de nuestra mente, para que podamos discernir cuál es la voluntad de Dios, buena, agradable y perfecta. Esto significa que no debemos seguir las tendencias y modas del mundo, sino buscar la verdad y la sabiduría de Dios para nuestras vidas.

Donde dice la Biblia el mundo y sus deseos pasan

La Biblia nos enseña en varios pasajes que el mundo y sus deseos son temporales y pasajeros. En 1 Juan 2:17, se nos dice que el mundo y sus deseos pasan, pero aquel que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. En Mateo 6:19-21, se nos dice que no debemos acumular tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones roban, sino acumular tesoros en el cielo, donde no hay polilla ni óxido que destruya, ni ladrones que roben. En 2 Corintios 4:18, se nos dice que no debemos fijarnos en las cosas que se ven, sino en las que no se ven, porque las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas.

  Lo que fácil viene fácil se va

Qué es lo que nos ofrece el mundo

El mundo nos ofrece muchas cosas que pueden parecer atractivas y tentadoras, pero que en realidad son vacías y sin sentido. El mundo nos ofrece riquezas, fama, poder, placeres y comodidades, pero todas estas cosas son temporales y pasajeras. Además, muchas veces estas cosas nos alejan de Dios y nos hacen perder el rumbo en la vida.

En lugar de buscar las cosas que el mundo nos ofrece, debemos buscar la voluntad de Dios para nuestras vidas. Debemos buscar su verdad y su sabiduría, y seguir sus mandamientos. Debemos buscar el amor, la paz y la justicia que solo Dios puede darnos.

Conclusión

El mundo y sus deseos pasan, pero aquel que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. Debemos buscar la verdad y la sabiduría de Dios para nuestras vidas, y no conformarnos a las tendencias y modas del mundo. Debemos buscar el amor, la paz y la justicia que solo Dios puede darnos, y no las cosas vacías y sin sentido que el mundo nos ofrece. Sigamos el camino de Dios y tendremos una vida plena y eterna.

Deja un comentario