El trabajo en el Señor no es en vano

La Biblia nos enseña que el trabajo en el Señor no es en vano. Pero, ¿qué significa esto exactamente? ¿Por qué es importante trabajar para el Señor y no solo para nosotros mismos? Exploraremos estas preguntas y más, para entender la importancia del trabajo en el Señor.

Por qué el trabajo en el Señor no es en vano

En 1 Corintios 15:58, la Biblia nos dice: «Por tanto, mis amados hermanos, estad firmes e inconmovibles, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano». Esta es una promesa poderosa de que nuestro trabajo para el Señor no será en vano.

El trabajo en el Señor es importante porque nos permite servir a Dios y a los demás. Cuando trabajamos para el Señor, estamos haciendo su voluntad y ayudando a construir su reino en la tierra. Esto puede incluir trabajar en la iglesia, ayudar a los necesitados, compartir el evangelio y más.

Qué significa 1 Corintios 15:58

1 Corintios 15:58 es un versículo clave en la Biblia que nos habla sobre la importancia del trabajo en el Señor. En este versículo, Pablo está animando a los corintios a permanecer firmes en su fe y a seguir trabajando para el Señor, incluso en medio de la adversidad.

La frase «vuestro trabajo en el Señor no es en vano» es una promesa de que nuestro trabajo para Dios tendrá un propósito y un impacto duradero. Aunque puede que no veamos los resultados inmediatos de nuestro trabajo, podemos confiar en que Dios está usando nuestras acciones para su gloria y para el bien de los demás.

  El reino de Dios está en vosotros

Qué parte de la Biblia dice que nuestro trabajo no es en vano

Además de 1 Corintios 15:58, hay otros versículos en la Biblia que hablan sobre la importancia del trabajo en el Señor. Por ejemplo, en Colosenses 3:23-24, se nos dice: «Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres, sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís».

Este versículo nos recuerda que debemos trabajar para el Señor con todo nuestro corazón, sabiendo que nuestra recompensa vendrá de él. No debemos trabajar solo para ganar la aprobación de los demás o para obtener beneficios personales, sino para servir a Dios y a los demás.

Cuándo trabajen trabajen como para el Señor

En Efesios 6:7, se nos dice: «Con buena voluntad, como para el Señor y no para los hombres, sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís». Este versículo nos recuerda que debemos trabajar con buena voluntad, como si estuviéramos trabajando para el Señor mismo.

Esto significa que debemos hacer nuestro trabajo con excelencia y dedicación, sabiendo que estamos sirviendo a Dios en todo lo que hacemos. Ya sea que estemos trabajando en un trabajo remunerado, en la iglesia o en cualquier otra área de la vida, debemos hacerlo con la actitud correcta y el corazón correcto.

Conclusión

El trabajo en el Señor no es en vano. Cuando trabajamos para Dios, estamos haciendo su voluntad y ayudando a construir su reino en la tierra. Debemos trabajar con buena voluntad, como si estuviéramos trabajando para el Señor mismo, sabiendo que nuestra recompensa vendrá de él. Recordemos siempre la promesa de 1 Corintios 15:58: «vuestro trabajo en el Señor no es en vano».

Deja un comentario