He venido a prender fuego en el mundo

En Lucas 12:49, Jesús dice: «He venido a prender fuego en el mundo, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo!». Esta declaración puede parecer confusa y hasta alarmante para algunos, pero ¿qué quiso decir realmente Jesús con estas palabras? Exploraremos el significado detrás de esta declaración y lo que la Biblia dice sobre el fuego y la misión de Jesús en la tierra.

Qué quiere decir Lucas 12:49

En este pasaje, Jesús está hablando con sus discípulos y les está advirtiendo sobre la persecución que enfrentarán por seguirlo. Él les dice que no deben temer a aquellos que pueden matar el cuerpo, sino a aquellos que pueden matar el alma. Luego, en el versículo 49, Jesús dice: «He venido a prender fuego en el mundo, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo!».
Esta declaración puede parecer confusa a primera vista, pero en realidad es una metáfora de la misión de Jesús en la tierra. El fuego representa la verdad y la justicia divina, y Jesús vino a traer esa verdad y justicia al mundo. Él vino a encender un fuego en los corazones de las personas, para que pudieran ver la verdad y seguir el camino de Dios.

Qué dice la Biblia sobre el fuego

El fuego es un tema recurrente en la Biblia, y se utiliza a menudo como una metáfora de la presencia y el poder de Dios. En el Antiguo Testamento, Dios se revela a Moisés en una zarza ardiente, y más tarde guía a los israelitas a través del desierto en una columna de fuego. En el Nuevo Testamento, el Espíritu Santo desciende sobre los discípulos de Jesús en forma de lenguas de fuego.
El fuego también se utiliza como un símbolo de purificación y juicio divino. En el libro de Malaquías, Dios se describe como un «fuego refinador», que purifica a su pueblo como el oro y la plata. En el libro de Apocalipsis, el fuego se utiliza para describir el juicio final de Dios sobre el mundo.

  Dios es nuestro amparo, nuestra fortaleza

Que vino a traer Jesús ala tierra

Jesús vino a la tierra para cumplir la voluntad de Dios y traer la salvación a la humanidad. Él vino a enseñar la verdad sobre Dios y su reino, y a mostrar a las personas cómo vivir de acuerdo con esa verdad. Jesús también vino a ofrecer su vida como un sacrificio por los pecados de la humanidad, para que aquellos que creen en él puedan tener vida eterna.
En Lucas 4:18-19, Jesús se describe a sí mismo como el ungido de Dios, enviado para predicar buenas noticias a los pobres, sanar a los enfermos y liberar a los cautivos. Él vino a traer la libertad y la esperanza a aquellos que estaban oprimidos y necesitados.

Cuánto desearía que estuviera ardiendo

En Lucas 12:49, Jesús dice que desearía que el fuego ya estuviera ardiendo en el mundo. Esta declaración muestra la urgencia de su misión y su deseo de que las personas vean la verdad y sigan el camino de Dios. Jesús sabía que su tiempo en la tierra era limitado, y quería asegurarse de que su mensaje fuera escuchado y entendido antes de que fuera demasiado tarde.
Esta declaración también muestra la pasión de Jesús por la verdad y la justicia. Él estaba dispuesto a enfrentar la persecución y la muerte para llevar su mensaje al mundo, y quería que otros compartieran esa pasión y compromiso.

Conclusión

La declaración de Jesús en Lucas 12:49 es una metáfora de su misión en la tierra. Él vino a traer la verdad y la justicia divina al mundo, y deseaba que las personas vieran esa verdad y siguieran el camino de Dios. El fuego es un símbolo poderoso de la presencia y el poder de Dios, y Jesús vino a encender ese fuego en los corazones de las personas. Que podamos seguir su ejemplo y vivir con pasión y compromiso por la verdad y la justicia divina.

Deja un comentario