Mi paz os dejo, mi paz os doy

En el Evangelio de Juan, Jesús habla a sus discípulos sobre la paz que les deja y les da. En Juan 14:27, Jesús dice: «La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo». Esta declaración de Jesús es una promesa de paz y seguridad para sus seguidores, pero ¿qué significa realmente?

¿Qué quiso decir Jesús con «mi paz os dejo, mi paz os doy»?

Para entender lo que Jesús quiso decir con esta declaración, es importante considerar el contexto en el que se pronunció. En Juan 14, Jesús está hablando con sus discípulos poco antes de su crucifixión. Él les está preparando para su partida y les está dando instrucciones sobre cómo vivir sus vidas después de que él se haya ido.

En este contexto, la paz que Jesús les deja y les da es una promesa de su presencia continua y su amor incondicional. Él les está diciendo que aunque él se vaya físicamente, su espíritu estará con ellos siempre y que nunca estarán solos. Esta paz es diferente de la paz que el mundo ofrece, que es temporal y superficial. La paz de Jesús es duradera y profunda, y viene de una fuente divina.

¿Qué quiere decir San Juan 14:27?

San Juan 14:27 es una de las declaraciones más poderosas de Jesús en el Evangelio de Juan. En esta declaración, Jesús está prometiendo a sus discípulos que les dejará su paz y que no deben temer ni preocuparse por nada. Esta paz es diferente de la paz que el mundo ofrece, que es temporal y superficial. La paz de Jesús es duradera y profunda, y viene de una fuente divina.

  El mundo pasa y sus deseos

La paz que Jesús ofrece es una paz que trasciende las circunstancias de la vida. Es una paz que no depende de las cosas que suceden a nuestro alrededor, sino de la presencia de Dios en nuestras vidas. Esta paz nos da la fuerza y la confianza para enfrentar cualquier situación que se nos presente, sabiendo que Dios está con nosotros y que nunca nos abandonará.

¿Qué nos enseña Juan 14:15-31?

En Juan 14:15-31, Jesús está hablando con sus discípulos sobre la importancia de obedecer sus mandamientos y mantener su amor. Él les está diciendo que si lo aman, obedecerán sus mandamientos y que él y el Padre vendrán a ellos y harán su hogar con ellos.

En este pasaje, Jesús también les está diciendo que el Espíritu Santo vendrá a ellos y les recordará todo lo que él les ha enseñado. Este Espíritu Santo les dará la paz y la seguridad que necesitan para vivir sus vidas como seguidores de Jesús.

¿Qué dice en Juan 14:17?

En Juan 14:17, Jesús está hablando con sus discípulos sobre el Espíritu de la verdad, que el mundo no puede recibir porque no lo ve ni lo conoce. Pero los discípulos lo conocen porque él vive con ellos y estará en ellos.

Esta declaración de Jesús es una promesa de que el Espíritu Santo estará con sus seguidores siempre y les guiará en la verdad. Esta verdad les dará la paz y la seguridad que necesitan para vivir sus vidas como seguidores de Jesús.

Conclusión

La declaración de Jesús «mi paz os dejo, mi paz os doy» es una promesa de paz y seguridad para sus seguidores. Esta paz es diferente de la paz que el mundo ofrece, que es temporal y superficial. La paz de Jesús es duradera y profunda, y viene de una fuente divina. Esta paz nos da la fuerza y la confianza para enfrentar cualquier situación que se nos presente, sabiendo que Dios está con nosotros y que nunca nos abandonará.

  Corazón que le has hecho a mi corazón

Para experimentar la paz de Jesús, es importante obedecer sus mandamientos y mantener su amor. También es importante confiar en el Espíritu Santo, que nos guiará en la verdad y nos dará la paz y la seguridad que necesitamos para vivir nuestras vidas como seguidores de Jesús.

Deja un comentario