Mis ovejas oyen mi voz y me siguen Reina Valera

En el libro de Juan, capítulo 10, Jesús habla sobre ser el buen pastor y cómo sus ovejas lo conocen y lo siguen. En el versículo 27, Jesús dice: «Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen». Este versículo es una metáfora de cómo los creyentes deben seguir a Jesús y escuchar su voz. Exploraremos el significado de este versículo y las enseñanzas que podemos aprender de él.

Qué significa Mis ovejas oyen mi voz y me siguen

En la cultura bíblica, los pastores eran responsables de guiar y proteger a sus ovejas. Las ovejas confiaban en su pastor y lo seguían a donde fuera que los llevara. Del mismo modo, Jesús es nuestro pastor y nosotros somos sus ovejas. Cuando escuchamos su voz y lo seguimos, estamos confiando en él para guiarnos y protegernos.

Escuchar la voz de Jesús significa leer y estudiar la Biblia, orar y buscar su voluntad en nuestras vidas. Cuando seguimos a Jesús, estamos siguiendo sus enseñanzas y su ejemplo. Esto significa amar a nuestro prójimo, perdonar a nuestros enemigos y vivir una vida de humildad y servicio.

Cuando las ovejas escuchan la voz de su pastor

Cuando las ovejas escuchan la voz de su pastor, saben que están seguras y protegidas. Del mismo modo, cuando escuchamos la voz de Jesús, sabemos que estamos en buenas manos. Él nos guiará por el camino correcto y nos protegerá de los peligros que puedan surgir en nuestra vida.

  Un amigo es más que un hermano

Además, cuando escuchamos la voz de Jesús, podemos experimentar paz y consuelo. Sabemos que no estamos solos y que tenemos un pastor amoroso que nos cuida. Esto nos da la confianza y la fuerza para enfrentar cualquier desafío que se nos presente.

Qué enseñanza nos deja Juan 10 7

En Juan 10:7, Jesús dice: «De cierto, de cierto os digo: Yo soy la puerta de las ovejas». Esta enseñanza nos muestra que Jesús es la única forma de entrar en el reino de Dios. Él es la puerta que nos lleva a la vida eterna.

Además, esta enseñanza nos muestra que Jesús es el único camino hacia Dios. No hay otro camino o religión que nos lleve a la salvación. Solo a través de Jesús podemos tener una relación con Dios y experimentar su amor y gracia.

Qué significa el versículo 10 25

En Juan 10:25, Jesús dice: «Las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí». Este versículo nos muestra que las obras de Jesús son una prueba de su divinidad y su relación con Dios.

Además, este versículo nos muestra que nuestras obras también deben dar testimonio de nuestra fe en Jesús. Debemos vivir una vida que refleje las enseñanzas de Jesús y mostrar su amor y gracia a los demás.

Conclusión

El versículo «Mis ovejas oyen mi voz y me siguen» nos muestra la importancia de seguir a Jesús y escuchar su voz. Cuando seguimos a Jesús, estamos confiando en él para guiarnos y protegernos. También estamos experimentando paz y consuelo en su amor y gracia.

Además, las enseñanzas de Juan 10 nos muestran que Jesús es la única forma de entrar en el reino de Dios y que nuestras obras deben dar testimonio de nuestra fe en él. Que podamos escuchar la voz de Jesús y seguirlo en todo lo que hacemos.

Deja un comentario