Muchos son los llamados y pocos los escogidos: reflexión

La frase «muchos son los llamados y pocos los escogidos» es una de las más conocidas en la Biblia. Se encuentra en el Evangelio de Mateo, capítulo 22, versículo 14. Esta frase ha sido objeto de muchas interpretaciones y reflexiones a lo largo de los siglos. Exploraremos el significado de esta frase y lo que nos enseña sobre nuestra relación con Dios.

Qué significa ser llamado y escogido

En la Biblia, la idea de ser llamado y escogido se refiere a la elección divina. Dios llama a todas las personas a seguirlo, pero no todas las personas responden a su llamado. Aquellos que responden son los llamados. Sin embargo, no todos los llamados son escogidos. Los escogidos son aquellos que han sido elegidos por Dios para cumplir una tarea específica o para tener una relación especial con él.

Qué nos quiere decir Mateo 22 14

El versículo 14 de Mateo 22 se encuentra en el contexto de la parábola del banquete de bodas. En esta parábola, un rey invita a muchas personas a su banquete de bodas, pero muchos de ellos no quieren ir. El rey entonces invita a otras personas, y finalmente encuentra a alguien que está dispuesto a ir. Este invitado es el que es escogido para asistir al banquete.

El versículo 14 es la conclusión de la parábola, y dice: «Porque muchos son llamados, pero pocos son escogidos». Esto significa que Dios llama a muchas personas a seguirlo, pero no todas las personas responden a su llamado. Aquellos que responden son los llamados, pero no todos ellos son escogidos. Solo aquellos que están dispuestos a seguir a Dios y hacer su voluntad son los que son escogidos.

  ¿Cuál es el valor del amor?

Quién dijo Muchos son los llamados y pocos los escogidos

La frase «muchos son los llamados y pocos los escogidos» se encuentra en el Evangelio de Mateo, capítulo 22, versículo 14. Fue dicha por Jesús en el contexto de la parábola del banquete de bodas.

Qué nos enseña la parábola del gran banquete

La parábola del gran banquete nos enseña varias lecciones importantes. En primer lugar, nos muestra que Dios nos invita a todos a seguirlo, pero no todas las personas responden a su llamado. Aquellos que no responden pierden la oportunidad de tener una relación especial con Dios.

En segundo lugar, la parábola nos muestra que Dios no se rinde fácilmente. A pesar de que muchas personas rechazan su invitación, él sigue buscando a aquellos que están dispuestos a seguirlo. Finalmente, encuentra a alguien que está dispuesto a ir al banquete, y este invitado es el que es escogido para asistir.

En tercer lugar, la parábola nos muestra que aquellos que son escogidos deben estar dispuestos a hacer la voluntad de Dios. El invitado que finalmente asiste al banquete es aquel que está dispuesto a vestirse con la ropa adecuada y a comportarse de manera apropiada. Esto significa que aquellos que son escogidos deben estar dispuestos a seguir las reglas de Dios y a hacer lo que él les pide.

Conclusión

La frase «muchos son los llamados y pocos los escogidos» nos recuerda que Dios nos invita a todos a seguirlo, pero no todas las personas responden a su llamado. Aquellos que responden son los llamados, pero no todos ellos son escogidos. Solo aquellos que están dispuestos a seguir a Dios y hacer su voluntad son los que son escogidos. La parábola del gran banquete nos muestra que aquellos que son escogidos deben estar dispuestos a hacer la voluntad de Dios y a seguir sus reglas. Al hacerlo, podemos tener una relación especial con Dios y cumplir la tarea que él nos ha dado.

Deja un comentario