No al Halloween para niños cristianos

El Halloween es una festividad que se celebra en muchos países del mundo, pero ¿qué pasa con los niños cristianos? ¿Es apropiado que ellos celebren esta festividad? Exploraremos por qué no deberíamos celebrar Halloween para niños cristianos, qué dice la Biblia sobre Halloween para niños, qué opina el cristianismo del Halloween y por qué no celebramos el Halloween.

Por qué no celebrar Halloween para niños cristianos

Hay varias razones por las que los niños cristianos no deberían celebrar Halloween. En primer lugar, el Halloween tiene sus raíces en el paganismo y en la adoración a los muertos. En segundo lugar, muchas de las actividades asociadas con el Halloween, como el disfrazarse de demonios y brujas, son contrarias a los valores cristianos. En tercer lugar, el Halloween puede ser una oportunidad para que los niños se involucren en actividades peligrosas o inapropiadas, como el vandalismo o el consumo de drogas.

Qué dice la Biblia sobre Halloween para niños

La Biblia no menciona específicamente el Halloween, pero sí habla sobre la adoración a los muertos y la brujería. En Deuteronomio 18:10-12, se nos dice que no debemos practicar la adivinación, la hechicería, la magia o la necromancia. En Levítico 19:31, se nos dice que no debemos recurrir a los médiums ni a los espíritus familiares. Estas prácticas son contrarias a los valores cristianos y no deberían ser promovidas entre los niños.

Qué opina el cristianismo del Halloween

El cristianismo no tiene una opinión unánime sobre el Halloween. Algunos cristianos creen que es una festividad inofensiva que puede ser disfrutada por los niños, siempre y cuando se eviten las actividades inapropiadas. Otros cristianos creen que el Halloween es una festividad pagana que debería ser evitada por completo. En última instancia, cada familia cristiana debe decidir por sí misma si celebrar o no el Halloween.

  Fíate de Jehová de todo tu corazón y no te apoyes

Por qué no celebramos el Halloween

En nuestra familia, hemos decidido no celebrar el Halloween por varias razones. En primer lugar, creemos que el Halloween tiene sus raíces en el paganismo y en la adoración a los muertos, lo cual es contrario a nuestros valores cristianos. En segundo lugar, no queremos que nuestros hijos se involucren en actividades peligrosas o inapropiadas, como el vandalismo o el consumo de drogas. En tercer lugar, preferimos enfocarnos en celebrar festividades que estén en línea con nuestros valores cristianos, como la Navidad y la Pascua.

Conclusión

Los niños cristianos no deberían celebrar Halloween debido a sus raíces paganas, las actividades inapropiadas asociadas con la festividad y la falta de alineación con los valores cristianos. La Biblia nos enseña a evitar la adoración a los muertos y la brujería, y cada familia cristiana debe decidir por sí misma si celebrar o no el Halloween. En nuestra familia, hemos decidido no celebrar el Halloween y en su lugar enfocarnos en festividades que estén en línea con nuestros valores cristianos.

Deja un comentario