No he venido a traer paz

En el libro de Mateo, capítulo 10, versículo 34, Jesús dice: «No penséis que he venido a traer paz a la tierra; no he venido a traer paz, sino espada». Esta declaración puede parecer contradictoria con la imagen que muchos tienen de Jesús como un pacificador y un mensajero de amor y compasión. Sin embargo, al profundizar en el contexto y el significado de estas palabras, podemos entender mejor lo que Jesús quería decir.

Qué quiere decir Mateo 10:34

Para entender lo que Jesús quería decir con esta declaración, es importante leer el versículo en su contexto. En los versículos anteriores, Jesús está hablando con sus discípulos y les está dando instrucciones sobre cómo deben llevar a cabo su misión de predicar el evangelio. Les advierte que serán perseguidos y odiados por causa de su fe, y que incluso serán entregados a las autoridades y azotados en las sinagogas.

En este contexto, la declaración de Jesús de que no ha venido a traer paz, sino espada, significa que su mensaje no será aceptado por todos. Habrá división y conflicto incluso dentro de las familias, ya que algunos miembros pueden aceptar el mensaje de Jesús mientras que otros lo rechazan. La espada simboliza la división y el conflicto que surgirán como resultado de la predicación del evangelio.

Qué quiere decir Mateo 10:39

En el versículo 39 del mismo capítulo, Jesús dice: «El que encuentra su vida, la perderá; y el que pierde su vida por mi causa, la encontrará». Esta declaración se refiere a la importancia de poner a Jesús en primer lugar en nuestras vidas. Si tratamos de aferrarnos a nuestra vida terrenal y nuestras posesiones, eventualmente las perderemos. Pero si estamos dispuestos a renunciar a todo por amor a Jesús, encontraremos la vida eterna.

  Nos ha hecho reyes y sacerdotes

Donde dice que Jesús vino a traer división

Además de Mateo 10:34, hay otros pasajes en la Biblia que hablan de la división que Jesús trae. En Lucas 12:51-53, Jesús dice: «¿Pensáis que he venido a dar paz en la tierra? Os digo: no, sino división. Porque de aquí en adelante, cinco en una casa estarán divididos, tres contra dos y dos contra tres. Estarán divididos el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra».

Estos versículos muestran que el mensaje de Jesús no siempre será bien recibido, incluso dentro de las familias. Habrá división y conflicto, pero esto no significa que Jesús haya venido a causar problemas. En cambio, su mensaje de amor y salvación puede ser difícil de aceptar para aquellos que están aferrados a sus propias ideas y creencias.

Quien quiera seguirme que se niegue a sí mismo

En Mateo 16:24, Jesús dice: «Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame». Esta declaración se refiere a la importancia de renunciar a nuestras propias necesidades y deseos para seguir a Jesús. No podemos seguir a Jesús y al mismo tiempo aferrarnos a nuestras propias ideas y deseos egoístas. Debemos estar dispuestos a renunciar a todo por amor a él.

Conclusión

La declaración de Jesús de que no ha venido a traer paz, sino espada, no significa que haya venido a causar problemas y conflictos. En cambio, su mensaje de amor y salvación puede ser difícil de aceptar para aquellos que están aferrados a sus propias ideas y creencias. Debemos estar dispuestos a renunciar a todo por amor a Jesús y seguirlo, incluso si esto significa enfrentar la división y el conflicto en nuestras vidas.

Deja un comentario