Oración para el mal de ojo y la envidia

El mal de ojo y la envidia son dos males que pueden afectar a cualquier persona en cualquier momento. Estos males pueden ser causados por la envidia de otras personas o por la mala energía que se acumula en nuestro cuerpo. Si sientes que estás siendo afectado por el mal de ojo o la envidia, hay una oración que puedes recitar para protegerte y alejar estas energías negativas.

¿Qué es el mal de ojo?

El mal de ojo es una creencia popular que se refiere a la capacidad de algunas personas para causar daño a otras con solo mirarlas. Se cree que el mal de ojo puede causar enfermedades, mala suerte y otros problemas. Aunque no hay evidencia científica que respalde esta creencia, muchas personas creen en ella y buscan formas de protegerse.

¿Qué es la envidia?

La envidia es un sentimiento de deseo o resentimiento hacia alguien que tiene algo que uno no tiene. La envidia puede ser una emoción negativa que puede causar problemas en las relaciones y en la vida en general. A menudo se dice que la envidia es un sentimiento que puede causar daño a la persona que lo siente, ya que puede llevar a la amargura y la infelicidad.

Oración para protegerse del mal de ojo y la envidia

Si sientes que estás siendo afectado por el mal de ojo o la envidia, puedes recitar esta oración para protegerte:

«En el nombre de Dios Todopoderoso, pido protección contra el mal de ojo y la envidia. Que la luz divina me proteja y me guíe en todo momento. Que la energía positiva me rodee y me mantenga a salvo de las energías negativas. Que la paz y la armonía reinen en mi vida y en mi hogar. Amén.»

  Pedir un milagro a Santa Rita

Conclusión

El mal de ojo y la envidia son dos males que pueden afectar a cualquier persona en cualquier momento. Si sientes que estás siendo afectado por estos males, recitar la oración para protegerte puede ayudarte a alejar las energías negativas y atraer la energía positiva a tu vida. Recuerda que la fe y la confianza en Dios son fundamentales para superar cualquier obstáculo en la vida.

Deja un comentario