Por qué del corazón salen los malos pensamientos

Anuncio

Los pensamientos negativos son una realidad en la vida de muchas personas. A menudo, nos encontramos luchando contra pensamientos que nos hacen sentir mal, que nos hacen dudar de nosotros mismos o que nos llevan a actuar de manera poco saludable. Pero, ¿de dónde vienen estos pensamientos? ¿Por qué es tan difícil deshacerse de ellos?

Qué dice la Biblia acerca de los pensamientos negativos

La Biblia tiene mucho que decir sobre los pensamientos negativos. En Filipenses 4:8, se nos dice que debemos pensar en cosas verdaderas, nobles, justas, puras, amables, dignas de elogio y excelentes. En Proverbios 23:7, se nos dice que como piensa el hombre en su corazón, así es él. Y en 2 Corintios 10:5, se nos dice que debemos tomar cada pensamiento cautivo y hacerlo obediente a Cristo.

Qué es la maldad según Marcos 7:21

En Marcos 7:21, Jesús habla de la maldad que sale del corazón del hombre. Él dice: «Porque de adentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia, la envidia, la maledicencia, la soberbia, la insensatez.»

Qué dice Marcos 7:21

En este pasaje, Jesús está hablando con los fariseos y los escribas acerca de la importancia de la pureza interior. Él les dice que no es lo que entra en el cuerpo lo que contamina al hombre, sino lo que sale de su corazón. Los fariseos y los escribas estaban más preocupados por seguir las tradiciones y las leyes externas que por tener un corazón puro y obediente a Dios.

  Qué decirle a mi hijo en su primera comunión

Qué es lo que contamina al hombre según la Biblia

Según la Biblia, lo que contamina al hombre no es lo que entra en su cuerpo, sino lo que sale de su corazón. Los pensamientos negativos, la maldad, la envidia, la soberbia y otros pecados que salen del corazón son lo que contamina al hombre y lo aleja de Dios.

¿Por qué del corazón salen los malos pensamientos?

La Biblia nos dice que el corazón humano es engañoso y perverso (Jeremías 17:9). Nuestros pensamientos y deseos más profundos a menudo están motivados por el egoísmo, la envidia, la ira y otros pecados. Además, vivimos en un mundo caído y pecaminoso, rodeados de tentaciones y presiones que nos llevan a pensar y actuar de manera poco saludable.

Es importante recordar que no estamos solos en esta lucha contra los pensamientos negativos. Dios está con nosotros y nos da la fuerza y la sabiduría para resistir la tentación y renovar nuestra mente (Romanos 12:2). También podemos buscar la ayuda de otros cristianos, la oración y la lectura de la Biblia para fortalecernos en nuestra lucha contra los pensamientos negativos.

Conclusión

Los pensamientos negativos son una realidad en la vida de muchas personas, pero no tienen que controlarnos. La Biblia nos da la sabiduría y la fuerza para resistir la tentación y renovar nuestra mente. Al buscar la ayuda de Dios y de otros cristianos, podemos superar los pensamientos negativos y vivir una vida plena y saludable.

Deja un comentario