Por sus llagas hemos sido curados

La frase «Por sus llagas hemos sido curados» es una de las más conocidas en la Biblia. Se encuentra en Isaías 53:5, que dice: «Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados». Esta frase se refiere a la muerte de Jesús en la cruz y su sacrificio por nuestros pecados. Exploraremos el significado de esta frase y su importancia en la fe cristiana.

Qué quiere decir Isaías 53

Isaías 53 es un capítulo profético en el Antiguo Testamento que habla del Mesías sufriente. El capítulo comienza con la pregunta: «¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿Sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová?» (Isaías 53:1). Luego describe al Mesías como alguien que fue despreciado y rechazado por los hombres, un hombre de dolores y familiarizado con el sufrimiento (Isaías 53:3). El capítulo continúa describiendo cómo el Mesías fue herido por nuestras rebeliones y molido por nuestros pecados (Isaías 53:5). Finalmente, el capítulo concluye con la promesa de que el Mesías verá la luz y justificará a muchos (Isaías 53:11-12).

Qué recibió Isaías por sus pecados

Isaías 53:5 dice que «él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados». Esto significa que Jesús, el Mesías, sufrió y murió en la cruz como un sacrificio por nuestros pecados. Él tomó sobre sí mismo el castigo que merecíamos por nuestros pecados, para que pudiéramos ser perdonados y tener una relación con Dios. Como dice Romanos 6:23, «Porque la paga del pecado es muerte, pero la dádiva de Dios es vida eterna en Cristo Jesús Señor nuestro».

  La sangre de Cristo tiene poder

Donde dice en la Biblia que Jesús llevó nuestras enfermedades

En Mateo 8:16-17, se cuenta cómo Jesús sanó a muchos enfermos y poseídos por demonios. El evangelista Mateo cita Isaías 53:4, diciendo: «para que se cumpliese lo dicho por el profeta Isaías, cuando dijo: El mismo tomó nuestras enfermedades, y llevó nuestras dolencias». Esto significa que Jesús no solo murió por nuestros pecados, sino que también llevó nuestras enfermedades y dolencias en la cruz. Él es nuestro sanador y nuestro salvador.

La importancia de «Por sus llagas hemos sido curados»

La frase «Por sus llagas hemos sido curados» es una poderosa declaración de la obra redentora de Jesús en la cruz. Él sufrió y murió por nuestros pecados y nuestras enfermedades, para que pudiéramos ser perdonados y sanados. Como dice 1 Pedro 2:24, «quien llevó él mismo nuestros pecados en su cuerpo sobre el madero, para que nosotros, estando muertos a los pecados, vivamos a la justicia; y por cuya herida fuisteis sanados».

Esta frase también nos recuerda la importancia de la fe en Jesús como nuestro salvador y sanador. Como dice Hebreos 11:6, «Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan». Debemos confiar en Jesús y su obra en la cruz para recibir el perdón y la sanidad que necesitamos.

Conclusión

La frase «Por sus llagas hemos sido curados» es una poderosa declaración de la obra redentora de Jesús en la cruz. Él sufrió y murió por nuestros pecados y nuestras enfermedades, para que pudiéramos ser perdonados y sanados. Debemos confiar en Jesús y su obra en la cruz para recibir el perdón y la sanidad que necesitamos. Que esta verdad nos anime y nos fortalezca en nuestra fe.

Deja un comentario