Promesa de Dios para las viudas

Las viudas son un grupo vulnerable en la sociedad, y a menudo se enfrentan a dificultades financieras y emocionales después de la pérdida de su cónyuge. Sin embargo, la Biblia ofrece una promesa de Dios para las viudas, asegurando que Él las cuidará y las protegerá.

Qué dice Jesús sobre las viudas

Jesús habló sobre las viudas en varias ocasiones durante su ministerio terrenal. En Lucas 21:1-4, Jesús observó a una viuda pobre que dio todo lo que tenía en el templo. Él elogió su generosidad y sacrificio, diciendo que ella había dado más que todos los demás.

En Mateo 23:14, Jesús criticó a los líderes religiosos por explotar a las viudas y tomar ventaja de su vulnerabilidad. Él los acusó de hacer largas oraciones para aparentar ser piadosos, mientras que en realidad estaban robando a las viudas.

Qué dice el Nuevo Testamento de las viudas

El Nuevo Testamento también ofrece instrucciones específicas para cuidar de las viudas. En 1 Timoteo 5:3-16, el apóstol Pablo escribió que la iglesia debe cuidar de las viudas que no tienen familiares para ayudarlas. Él dijo que la iglesia debe proporcionarles comida, ropa y alojamiento, y que los miembros de la iglesia deben visitarlas y cuidar de ellas.

En Santiago 1:27, se nos dice que la religión pura y sin mancha ante Dios es cuidar de los huérfanos y las viudas en su aflicción.

  Te amo por sobre todas las cosas

Qué versículo habla de la viuda

Uno de los versículos más conocidos sobre las viudas se encuentra en Salmo 68:5, que dice: «Padre de huérfanos y defensor de viudas es Dios en su santa morada». Este versículo asegura que Dios es el protector de las viudas y los huérfanos, y que Él los cuidará y defenderá.

Cómo orar por las viudas

La oración es una forma poderosa de apoyar a las viudas. Podemos orar para que Dios les dé consuelo y paz en su dolor, y para que les proporcione las necesidades financieras y emocionales que tienen. También podemos orar para que la iglesia y la comunidad se unan para cuidar de las viudas y apoyarlas en su aflicción.

La promesa de Dios para las viudas

Aunque las viudas pueden sentirse solas y desamparadas después de la pérdida de su cónyuge, la Biblia ofrece una promesa de Dios para ellas. En Isaías 54:4-5, Dios dice: «No temas, porque no serás avergonzada; no te sientas humillada, porque no serás deshonrada. En cambio, olvidarás la vergüenza de tu juventud y no recordarás más el oprobio de tu viudez. Porque tu esposo es tu Hacedor, el Señor de los ejércitos es su nombre; y tu Redentor es el Santo de Israel, que se llama Dios de toda la tierra».

Esta promesa asegura que Dios cuidará de las viudas y las protegerá de la vergüenza y la humillación. Él es su esposo y su redentor, y las ama profundamente.

Conclusión

Las viudas pueden sentirse solas y desamparadas después de la pérdida de su cónyuge, pero la Biblia ofrece una promesa de Dios para ellas. Él las cuidará y las protegerá, y la iglesia y la comunidad deben unirse para apoyarlas en su aflicción. Oremos por las viudas y trabajemos juntos para cumplir la promesa de Dios para ellas.

Deja un comentario