¿Qué dice la Biblia de andar de iglesia en iglesia?

La iglesia es un lugar sagrado donde los creyentes se reúnen para adorar a Dios y aprender más sobre su palabra. Sin embargo, hay algunas personas que prefieren cambiar de iglesia con frecuencia, lo que plantea la pregunta: ¿qué dice la Biblia sobre andar de iglesia en iglesia?

¿Cuál es la verdadera Iglesia de Dios según la Biblia?

Antes de responder a esta pregunta, es importante entender lo que la Biblia dice sobre la iglesia. En Mateo 16:18, Jesús dijo: «Y yo también te digo que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella». Aquí, Jesús establece que él es el fundador de la iglesia y que su iglesia es indestructible.

Además, en Efesios 1:22-23, se dice que «y sometió todas las cosas bajo sus pies, y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, que es su cuerpo, la plenitud de aquel que todo lo llena en todo». Aquí, se establece que la iglesia es el cuerpo de Cristo y que él es la cabeza de la iglesia.

Por lo tanto, la verdadera iglesia de Dios es aquella que sigue las enseñanzas de Jesús y se somete a él como su cabeza.

Por qué el creyente debe ser parte de una iglesia local

La Biblia también nos enseña la importancia de ser parte de una iglesia local. En Hebreos 10:25, se dice: «No dejemos de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino animémonos unos a otros, y con más razón ahora que vemos que aquel día se acerca». Aquí, se establece que los creyentes deben reunirse regularmente para animarse mutuamente y fortalecer su fe.

  Amado, Yo Deseo que Seas Prosperado en Todo

Además, en 1 Corintios 12:12-27, se compara la iglesia con un cuerpo, donde cada miembro tiene un papel importante que desempeñar. Aquí, se establece que los creyentes deben trabajar juntos como un cuerpo para cumplir la voluntad de Dios.

Por lo tanto, ser parte de una iglesia local es importante para fortalecer la fe, animarse mutuamente y trabajar juntos como un cuerpo para cumplir la voluntad de Dios.

Cuando está bien irse de la Iglesia

Aunque es importante ser parte de una iglesia local, hay momentos en que puede ser necesario irse de la iglesia. Por ejemplo, si la iglesia está enseñando algo que va en contra de la palabra de Dios o si hay un comportamiento inapropiado por parte de los líderes de la iglesia.

En 1 Corintios 5:11, se dice: «Pero ahora les escribo que no se asocien con ninguno que, llamándose hermano, sea fornicario, o avaro, o idólatra, o difamador, o borracho, o ladrón; con ninguno de ellos ni siquiera comáis». Aquí, se establece que los creyentes no deben asociarse con aquellos que están viviendo en pecado.

Por lo tanto, si la iglesia está enseñando algo que va en contra de la palabra de Dios o si hay un comportamiento inapropiado por parte de los líderes de la iglesia, puede ser necesario irse de la iglesia.

Por qué hay que ir a la Iglesia

Finalmente, es importante recordar por qué es importante ir a la iglesia. En la iglesia, los creyentes pueden adorar a Dios, aprender más sobre su palabra y fortalecer su fe. Además, la iglesia es un lugar donde los creyentes pueden animarse mutuamente y trabajar juntos como un cuerpo para cumplir la voluntad de Dios.

  Cuán hermosos son los pies de los que anuncian el evangelio

En Hebreos 10:24-25, se dice: «Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras; no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca». Aquí, se establece que los creyentes deben animarse mutuamente y reunirse regularmente para fortalecer su fe.

Conclusión

La Biblia nos enseña la importancia de ser parte de una iglesia local y trabajar juntos como un cuerpo para cumplir la voluntad de Dios. Sin embargo, también es importante recordar que si la iglesia está enseñando algo que va en contra de la palabra de Dios o si hay un comportamiento inapropiado por parte de los líderes de la iglesia, puede ser necesario irse de la iglesia. En última instancia, debemos buscar la guía de Dios y seguir su voluntad en cuanto a nuestra participación en la iglesia.

Deja un comentario