Todo trabajo tiene su recompensa según la Biblia

Anuncio

La Biblia es una fuente de sabiduría y guía para muchos aspectos de la vida, incluyendo el trabajo. En Colosenses 3:23, se nos dice que «todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres». Esto significa que cualquier trabajo que hagamos, debemos hacerlo con diligencia y dedicación, sabiendo que estamos trabajando para Dios y no solo para nosotros mismos o para nuestros empleadores.

Qué nos dice la Biblia sobre el trabajo

La Biblia tiene mucho que decir sobre el trabajo y la importancia de trabajar duro y con diligencia. En Proverbios 14:23, se nos dice que «en toda labor hay fruto, pero las palabras vanas de los labios empobrecen». Esto significa que el trabajo duro y constante es lo que produce resultados y recompensas, mientras que hablar sin hacer nada solo nos lleva a la pobreza.

En Eclesiastés 9:10, se nos dice que «todo lo que te venga a la mano para hacer, hazlo con todo empeño, porque en el sepulcro, adonde te diriges, no hay obra ni proyecto, ni conocimiento ni sabiduría». Esto significa que debemos aprovechar cada oportunidad que se nos presente para trabajar y hacerlo con todo nuestro esfuerzo, porque no sabemos cuánto tiempo tendremos para hacerlo.

Qué dice en Colosenses 3:23

En Colosenses 3:23, se nos dice que «todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres». Esto significa que debemos hacer todo nuestro trabajo con diligencia y dedicación, sabiendo que estamos trabajando para Dios y no solo para nosotros mismos o para nuestros empleadores. Si trabajamos con esta mentalidad, podemos encontrar satisfacción y recompensa en nuestro trabajo, incluso si no recibimos reconocimiento o recompensa de otros.

  Estaban con nosotros pero no eran de nosotros

Quién dijo todo esfuerzo tiene su recompensa

La frase «todo esfuerzo tiene su recompensa» es una idea común en la cultura popular, pero también tiene raíces en la Biblia. En Gálatas 6:9, se nos dice que «no nos cansemos de hacer el bien, porque a su tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos». Esto significa que si seguimos trabajando duro y haciendo lo correcto, eventualmente veremos los frutos de nuestro trabajo y recibiremos recompensas por nuestros esfuerzos.

En Mateo 25:21, Jesús dice: «Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor». Esto significa que si somos fieles en las pequeñas cosas, seremos recompensados con mayores responsabilidades y bendiciones en el futuro.

Conclusión

La Biblia nos enseña la importancia de trabajar duro y con diligencia, sabiendo que estamos trabajando para Dios y no solo para nosotros mismos o para nuestros empleadores. Si trabajamos con esta mentalidad, podemos encontrar satisfacción y recompensa en nuestro trabajo, incluso si no recibimos reconocimiento o recompensa de otros. Y si seguimos trabajando duro y haciendo lo correcto, eventualmente veremos los frutos de nuestro trabajo y recibiremos recompensas por nuestros esfuerzos.

Deja un comentario