No duerme el que me guarda

El Salmo 121 es uno de los salmos más conocidos y recitados en la Biblia. Este salmo es conocido como el Salmo del Peregrino, ya que se cree que fue escrito para ser recitado por los peregrinos que se dirigían a Jerusalén. El Salmo 121 es un salmo de confianza en Dios y en su protección. En este salmo, el salmista declara que Dios es su protector y que nunca duerme ni descansa.

Quién me guarda no duerme

El Salmo 121 comienza con la frase «Alzaré mis ojos a los montes; ¿de dónde vendrá mi socorro?». Esta frase es una expresión de la necesidad del salmista de ayuda y protección. El salmista mira a los montes en busca de ayuda, pero luego se da cuenta de que su ayuda viene de Dios. El salmista declara que su ayuda viene del Señor, quien hizo los cielos y la tierra.

El salmista continúa diciendo que Dios no permitirá que su pie resbale, ni que el que lo guarda se duerma. Esta frase es una expresión de la confianza del salmista en la protección de Dios. El salmista sabe que Dios lo protegerá y que nunca se dormirá ni descansará en su tarea de protegerlo.

Qué quiere decir el Salmo 121

El Salmo 121 es un salmo de confianza en Dios y en su protección. El salmista declara que Dios es su protector y que nunca duerme ni descansa. Esta frase es una expresión de la confianza del salmista en la protección de Dios. El salmista sabe que Dios lo protegerá y que nunca se dormirá ni descansará en su tarea de protegerlo.

Donde dice no se dormirá el que te guarda

El Salmo 121 es un salmo de confianza en Dios y en su protección. El salmista declara que Dios es su protector y que nunca duerme ni descansa. Esta frase es una expresión de la confianza del salmista en la protección de Dios. El salmista sabe que Dios lo protegerá y que nunca se dormirá ni descansará en su tarea de protegerlo.

  Versículos de la Biblia que hablen de la oración

Qué significa no dará tu pie al resbaladero ni se dormirá el que te guarda

El Salmo 121 es un salmo de confianza en Dios y en su protección. El salmista declara que Dios es su protector y que nunca duerme ni descansa. Esta frase es una expresión de la confianza del salmista en la protección de Dios. El salmista sabe que Dios lo protegerá y que nunca se dormirá ni descansará en su tarea de protegerlo.

El Salmo 121 es un salmo de confianza en Dios y en su protección. El salmista declara que Dios es su protector y que nunca duerme ni descansa. Esta frase es una expresión de la confianza del salmista en la protección de Dios. El salmista sabe que Dios lo protegerá y que nunca se dormirá ni descansará en su tarea de protegerlo. Debemos confiar en Dios y en su protección en todo momento, sabiendo que nunca nos abandonará.

Deja un comentario