Parábola de la oveja perdida para niños

La parábola de la oveja perdida es una historia que se encuentra en la Biblia y que tiene un mensaje importante para los niños. En esta historia, Jesús cuenta cómo un pastor tiene cien ovejas y una de ellas se pierde. El pastor deja las otras noventa y nueve ovejas y va en busca de la oveja perdida hasta que la encuentra. Cuando la encuentra, el pastor está muy feliz y celebra con sus amigos y vecinos.

¿Qué nos enseña la parábola de la oveja perdida para niños?

La parábola de la oveja perdida nos enseña varias cosas importantes:

1. Dios nos ama y nos busca cuando nos perdemos

Al igual que el pastor buscó a la oveja perdida, Dios nos busca cuando nos alejamos de él. Él nos ama y quiere que estemos cerca de él. Si nos alejamos, Dios no nos abandona, sino que nos busca y nos ayuda a volver a él.

2. Todos somos importantes para Dios

El pastor dejó las noventa y nueve ovejas para buscar a la oveja perdida. Esto nos muestra que todas las ovejas eran importantes para él, no solo las noventa y nueve que no se habían perdido. De la misma manera, todos somos importantes para Dios, no importa quiénes seamos o lo que hayamos hecho. Él nos ama a todos por igual y quiere que estemos cerca de él.

  Parábola de los talentos para niños

3. Debemos celebrar cuando alguien se encuentra con Dios

El pastor celebró cuando encontró a la oveja perdida y lo mismo deberíamos hacer cuando alguien se encuentra con Dios. Cuando alguien se acerca a Dios, es una gran alegría para todos nosotros y debemos celebrar juntos.

¿Cuál es el mensaje de la parábola de la oveja perdida?

El mensaje de la parábola de la oveja perdida es que Dios nos ama y nos busca cuando nos alejamos de él. Él quiere que estemos cerca de él y nos ayuda a volver a él. También nos muestra que todos somos importantes para Dios y que debemos celebrar cuando alguien se encuentra con él.

Esta historia es una gran lección para los niños y les enseña sobre el amor de Dios y la importancia de estar cerca de él. Es importante que los niños sepan que Dios los ama y que siempre está allí para ayudarlos y guiarlos en su vida.

La parábola de la oveja perdida es una historia importante para los niños que les enseña sobre el amor de Dios y la importancia de estar cerca de él. Debemos recordar que Dios nos ama a todos por igual y que siempre está allí para ayudarnos y guiarnos en nuestra vida.

Deja un comentario