Porque separados de mí nada podéis hacer

En el evangelio de Juan, capítulo 15, versículo 5, Jesús dice: «Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer». Este versículo es una enseñanza importante para los cristianos, que nos recuerda la importancia de permanecer en Cristo para poder llevar fruto en nuestras vidas.

Qué quiere decir Juan 15 5

En este versículo, Jesús se compara a una vid y a sus seguidores como pámpanos. La vid es la fuente de vida y nutrición para los pámpanos, y sin ella, los pámpanos no pueden crecer ni dar fruto. De la misma manera, Jesús es la fuente de vida y nutrición para sus seguidores, y sin él, no podemos crecer ni dar fruto en nuestras vidas.

Qué quiere decir Juan 15 4

En el versículo anterior, Juan 15:4, Jesús dice: «Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí». Aquí, Jesús nos llama a permanecer en él para poder llevar fruto en nuestras vidas. Él es la fuente de nuestra vida espiritual, y sin él, no podemos hacer nada.

Qué significa Juan 15 4 5

En conjunto, estos dos versículos nos enseñan que nuestra relación con Jesús es esencial para nuestra vida espiritual. Si queremos crecer y dar fruto en nuestras vidas, necesitamos permanecer en él y dejar que él permanezca en nosotros. Sin él, no podemos hacer nada, pero con él, podemos llevar mucho fruto.

  Por sus llagas hemos sido curados

Qué quiere decir Juan 15 12

En Juan 15:12, Jesús dice: «Este es mi mandamiento: Que os améis unos a otros, como yo os he amado». Aquí, Jesús nos llama a amarnos unos a otros de la misma manera en que él nos ha amado. Él nos amó tanto que dio su vida por nosotros, y nosotros también debemos estar dispuestos a dar nuestras vidas por nuestros hermanos y hermanas en Cristo.

Permanecer en Cristo

Permanecer en Cristo significa tener una relación personal con él, a través de la oración, la lectura de la Biblia y la comunión con otros creyentes. Es importante que nos mantengamos conectados a la vid, para que podamos recibir la vida y la nutrición que necesitamos para crecer y dar fruto en nuestras vidas.

Juan 15:5 nos recuerda que sin Jesús, no podemos hacer nada. Él es la fuente de nuestra vida espiritual, y necesitamos permanecer en él para poder crecer y dar fruto en nuestras vidas. Debemos amarnos unos a otros de la misma manera en que él nos ha amado, y mantener una relación personal con él a través de la oración, la lectura de la Biblia y la comunión con otros creyentes. Si permanecemos en él, podemos llevar mucho fruto y glorificar a Dios en nuestras vidas.

Deja un comentario